Pues como te puedes imaginar este blog se alimenta de comentarios, y siempre tiene un hambre insaciable ...
Para bien o para mal estaría genial que me comentases dándome tu opinión,ni te imaginas cuanto te lo agradecería :)

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Dejame que te cuente

Déjame que te cuente que contando a veces se suma y a veces se pierde.
Que me siento pequeño de vez en cuando por muchos años que sume.
Que he perdido tanto que he resultado ser lo que salvé de los naufragios que salí con vida.
Y esta última frase no es mía. Pero a veces robo las cosas que me tocan el alma.
He de decir en voz alta que he naufragado demasiadas veces. Dejé tesoros incalculables de mi mismo en barcos que no van a volver a salir a flote.

Déjame que te cuente que cuando siento algo auténtico por alguien me asusto y me convenzo a mi mismo de que no. 
Me he dicho tantos no que a veces me tengo que tropezar con la realidad para que me obligue a decir que si.
Y aun diciendo si es difícil tenerme contento. 
Soy un acertijo para mi mismo.
A veces vago pero no siempre estoy perdido.
Por suerte me tropiezo a menudo.

Déjame que te cuente que no creo en las razas. Que no me he encontrado a nadie que tenga la sangre azul.
Pero si muchas personas con almas arcoiris.
Que los números son números y los no son no hasta que se convierten en si. Aunque los relojes no paran y es difícil calcular el momento exacto. 

Déjame que te cuente que siempre he creído en los hilos rojos, la lectura de manos y los hechizos de amor.
Que me dan miedo los espíritus aunque sé que el verdadero daño lo hacen los vivos. 
Y odio dormir solo porque sé que se sueña mejor acompañado.
Que suelo meter la pata unas cuantas veces por minuto porque soñando despierto no veo las piedras del camino. 
Los que más me quieren saben donde voy a tropezar y aun así me dejan avanzar a trompicones.
No puede ser de otra manera.
Quien tiene magia no necesita trucos.

Déjame que te cuente que hace un tiempo se me llenaron los ojos de estrellas.
Que busco sus estelas en el cielo nocturno como si pudieran indicarme el norte. 
Y no hay mejor brújula que la luz de luna que te baña entre las sábanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario