Pues como te puedes imaginar este blog se alimenta de comentarios, y siempre tiene un hambre insaciable ...
Para bien o para mal estaría genial que me comentases dándome tu opinión, ni te imaginas cuánto te lo agradezco :)

domingo, 22 de abril de 2018

Coge mi mano




Lo difícil de hoy no es como comenzar estas líneas, sino lo que quiero decirte en ellas. Es tanto lo que llevo guardado dentro, lo que ronda por mi cabeza y recorre mi interior, que estoy convencido de que siempre me quedare con algo sin decir. 

No te voy a negar que no lo haya intentado en más de una ocasión, pero aun así no sé cómo hacerlo.

Entraste en mi vida como un elefante en una cacharrería, poniéndola toda patas arriba, tan de repente, sin esperarlo, sin esperarte, pero justo a tiempo, en el momento preciso. Dando ilusión justo dónde antes tan solo había esperanzas perdidas, decepciones y tristezas amargas, y ahora ya no si ni que decir ni que pensar. Es tal la sensación que me recorre por dentro y es todo tan nuevo para mí que me cuesta creer que todo esto sea real, que tú lo seas, porque créeme que eres demasiado.


Lo primero debo de decir es GRACIAS, y si, con mayúsculas. Quiero darte las gracias por hacerme soñar de nuevo y hacerlo a lo grande. Gracias por hacerme creer en que la vida es mucho más que un sueño, porque los sueños se hacen realidad y el más grande de todos ellos está ahora leyendo todo esto. Gracias por salvarme y por dar sentido a la espera y a todo lo demás.



                                 




Gracias por enseñarme que la vida no solo es dolor y decepción, si no alegría y mucha ilusión y es que tú me llenas de ella a cada segundo que va pasando. Gracias por darme la oportunidad de estar con alguien tan especial como tú, con alguien capaz de cambiar mi presente y con la que poder formar un futuro con tantas cosas por vivir y compartir. Podría tirarme así eternamente, pero no solo quiero darte las gracias por darme razones para sonreír, y ser tú el motivo, sino que quiero decirte algo más importante.

No sé si lo sabes, pero llevo enamorado desde la primera vez que supe de ti. En realidad siempre lo he estado, aunque te esperaba sin saber dónde te encontrabas, te pensaba sin saber de ti y todo ello sin perder jamás la esperanza de algún día te encontraría.

Eres capaz con cada palabra, cada mirada e incluso con cada silencio que me regalas, que cada minuto que paso al día a tu lado, parezca todo un mundo aparte, aunque en realidad no sales de mi cabeza en ninguno de los otros 1339 restantes. Que cada sonrisa que se dibuja en tu rostro es el motor de mi felicidad y es por todo eso y por mucho más que quiero decirte esto.

Me gustaría que tú fueses la persona que me acompañe cada día mi vida, mi compañera de aventuras, de sueños y locuras.

Quiero que seas tú y no otra, porque nunca he estado más convencido en mi vida, eres tú. 

Coge mi mano y no la sueltes nunca











domingo, 15 de abril de 2018

Perdiendo lo que pierdo


Con los años me voy dando cuenta de que voy perdiendo el interés por muchas cosas.


La misma palabra lo dice: dejar de tener un determinado sentimiento, actitud o cosa. Pues claro, yo no iba a ser menos. 

He perdido en mil ocasiones la noción del tiempo y también alguna vez que otra la cordura. 

He llegado a perder objetos con gran valor para mí y otros que ni siquiera sabía que tenía. Rara vez suelo perder la paciencia y aunque no me guste recordarlo, también me he perdido muchos momentos que han sido memorables. 




La pérdida es dura y dolorosa y en la mayoría de los casos es fulminante. Aparece y no puedes hacer nada al respecto, no te puedes defender, no puedes contraatacar porque te la encuentras cara a cara y el tiempo de reacción es inmediato, no lo puedes ver venir. 

Como en todo, me gusta encontrar el lado positivo a todo. Pierdo, pierdo y sigo perdiendo irremediablemente, pero con tanta perdida también he aprendido a perder el miedo a perder(me).

jueves, 5 de abril de 2018

AHORA



Sigue las señales, intenta no cometer los mismos errores. <Reacciona>

Déjate llevar, da lo mejor de ti, pero siempre en la justa medida. <Establece límites>

Valora a quién te valore, quédate con quién te demuestre que te quiere en su vida. <Date cuenta de una vez>

Sí lo intentas, lo vuelves a intentar y sigues intentándolo pero no obtienes resultados, es que algo falla <Antes de buscar la solución, busca el problema>

Si no aprecian tus detalles, ten claro que siempre habrá alguien que si que si que lo haga. <El tiempo te da lo que mereces>

Que quizás ahora no, pero con el tiempo si, aunque ya será demasiado tarde. <El tiempo pone todo en su lugar>

                                    




Sí intentan cambiar lo más mínimo de ti, en realidad no te quieren, quién lo hace de verdad, ve en ti de cada defecto, siempre lo mejor. <Aceptación>

Busca la felicidad y aléjate de todo lo que te haga daño. <Propósito>

Busca y encuentra el equilibrio. <Te lo mereces>

Tu vida es solo tuya, vívela al máximo. <Destino>

El momento ha llegado, el momento es AHORA