Pues como te puedes imaginar este blog se alimenta de comentarios, y siempre tiene un hambre insaciable ...
Para bien o para mal estaría genial que me comentases dándome tu opinión,ni te imaginas cuanto te lo agradecería :)

sábado, 24 de octubre de 2015

Érase una vez...(LAtidos)

Érase una vez...
Como todo cuento, tiene que haber un protagonista y que los hechos, giren en torno a él/ella.
Pues el protagonista es esta vez, es ella.
Una persona "aparentemente" normal, pero que guarda toda la magia y todo su poder, dentro de ella.
Tuvo que alejarse de todo para buscarse la vida, y como siempre ocurre luego se dió cuenta tarde de sus errores. Mejor tarde que nunca...
Pero en cierto sentido, no fueron errores, si no situaciones forzadas que no pudo evitar.
El tiempo fue pasando  y para nada fue mejorando, todo lo contrario.
Su siguiente etapa en la vida, fue aún más dura si cabe, y con la que logró muchas cosas ella sola. Allí fue donde realmente logró ganarse el cielo viviendo un completo infierno.
Para que quede esto un poco más claro, todo tiene su explicación...
Sin buscar un príncipe azul, se cruzó en su vida un hombre, una persona aparente normal, alguien cualquiera en este mundo, que cambió por completo su forma de vivir y puso todo patas arriba. Y no precisamente de forma positiva.
Ella no buscaba castillos, ni grandes riquezas, pero mucho menos merecía lo que más tarde tuvo que sufrir.
Todas los halagos, fueron desprecios, todas las caricias, golpes, todo el amor se fue convirtiendo en odio. La ilusión en decepción y las promesas en terror. 
El día a día se basaba en girar en una noria, que casi siempre giraba en la misma dirección.Para detrás y en contra.
Justos, son los buenos momentos que recordar, muchos los daños que olvidar.
Todo lo demás, todo lo demás, lleva nombre y apellidos, todo lo demás… ALCOHOL.
Piedras y más piedras, que no lograban detenerla, y ella firme, continuaba su camino.
Todo lo que ocurrió en esa etapa de su vida es un secreto, que ella siempre guardará y se llevará a la tumba, o... ¿Quizás no?
Pero cuenta la leyenda que a día de hoy, con el paso de los años, ella siempre ha sido y será ejemplo.
No por ser la persona, más luchadora.
No por ser la persona más feliz.
No por ser la persona más alegre.
No por ser la persona más generosa.
No por ser la persona más humilde.
No por ser una heroína.
No.
La razón es mucho más sencilla que todo eso.
Si por ser madre.
Si, por qué ser madre es todo eso y mucho más.
Sí, porque su lucha siempre ha sido infinita.
Sí, porque en sus días más tristes fue capaz de hacer feliz incondicionalmente a los suyos.
Sí, porque cuanto más hundida estaba, más luchaba por salir adelante.
Sí, porque nunca ha debido nada a nadie.
Sí, porque prefería quedarse sin nada, con tal de compartir lo poco que tuviese.
Sí, porque sin ser "nada", es capaz de "todo".
Como todo cuento, esto debería de terminar con un colorín colorado....pero este cuento no ha acabado, solo es un capítulo más.
Nunca acaba.
Y fueron felices...y no comieron perdices, pero si fueron felices. 
Porque la gente que tiene la fortuna de compartir sus día a día junto a esa persona, conocen lo que es la verdadera felicidad.
Ella es felicidad.
Ella es historia.
Ella es pasado, presente y futuro.
Ella no parece real.

Ella es mi madre.

2 comentarios:

  1. Qué entrada más bonita, me ha encantado. Sobre todo porque fueron felices al final. :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiii !!!! o por lo menos lo intentan ;)
      Muchas gracias por comentar

      Eliminar