Pues como te puedes imaginar este blog se alimenta de comentarios, y siempre tiene un hambre insaciable ...
Para bien o para mal estaría genial que me comentases dándome tu opinión,ni te imaginas cuanto te lo agradecería :)

miércoles, 22 de octubre de 2014

Asi son los recuerdos.


Los recuerdos no son sólo algo que nos facilita volver a pensar en un momento del pasado.
Alguna vez os habéis preguntado ¿Por qué guardamos trozos de papel, fotos en un corcho, una hoja de aquel día especial…? Sostengo dos teorías firmes. 
Una de ellas es que tenemos un miedo terrible a que todos aquellos momentos felices que vivimos un día, se queden atrás y cuando nos acechen los fantasmas del futuro ya no seamos capaces de recordar que, hace poco o mucho tiempo, sonreímos. Entonces esos recuerdos pasan a ser sonrisas, son pedazos de felicidad que guardamos como el tesoro más preciado…porque, creedme la felicidad es más preciada que el dinero. Cuando miramos aquella foto no vemos un paisaje, una persona, no. Vemos un sentimiento de felicidad, con el que conseguimos evadirnos de la realidad, volver atrás a rescatar sonrisas. Los recuerdos en este caso son el pase asegurado a un futuro feliz.
La otra, y no por ser ultima menos importante, es mucho más difícil de entender. Sólo aquellos que hayan pasado por ello, serán capaces de ver la razón que encierran estas palabras. Los recuerdos son personas. ¿Personas? Sí. Aquel día en el parque, es el pétalo de la rosa que me regaló. Ése pétalo es ella. Aquel día que lo pasamos tan bien en el lugar más fantástico del mundo, es el billete de ida y vuelta que utilicé. El billete es ella. Aquel día que bailamos hasta olvidarnos del mundo, es la guirnalda de flores que nos regalaron. La guirnalda es ella. Aquella noche de su cumpleaños, es la foto que me hice con ella orgullosa del peinado que me había hecho. Esa foto es ella. Todos esos recuerdos son negaciones de dejar escapar personas importantes y especiales para nosotros. ¿Guardamos recuerdos o guardamos personas? Sin duda personas. Porque, una vez han marchado, todos esos recuerdos son ellas….porque nos negamos a que se vayan, porque las queremos siempre a nuestro lado. 
Y tú, ¿quién eres frente a esos recuerdos? Frente a los recuerdos que son felicidad, eres una persona triste, de bajón, o que simplemente necesita un chute de felicidad directo para poder seguir el día a día que nos agota. Pero frente a los recuerdos que son personas, eres alguien arrepentido. Eres alguien que aunque hayan pasado años, sacrificarías todo lo vivido y tu experiencia por volver atrás, por volver a estar en el parque, en el lugar más fantástico del mundo, en el lugar donde bailasteis, en aquel cumpleaños, y porque te regalasen aquella rosa de nuevo, por sacar el billete otra vez, por volverte a poner la guirnalda de flores y bailar, por volver a sacar aquella foto. Y lo más importante…por volver a ser tú y él, tú y ella, tú y el mundo.
Guardad recuerdos, así podréis ser felices. O en el mejor de los casos, podréis volver a ser tú y él, tú y ella, tú y el mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario