Pues como te puedes imaginar este blog se alimenta de comentarios, y siempre tiene un hambre insaciable ...
Para bien o para mal estaría genial que me comentases dándome tu opinión,ni te imaginas cuanto te lo agradecería :)

lunes, 25 de enero de 2016

Amor virtual

No seré yo quien niegue que las nuevas tecnologías han mejorado nuestras vidas en muchos aspectos, sobre todo desde el punto de vista laboral. 
Pero sí seré yo quien asegure que algunas aplicaciones nos han ayudado a complicar, aún más, las relaciones personales. 

Empezando por los mensajes (desde el ya casi olvidado SMS hasta el excesivamente instantáneo whatssap), que ya han provocado enormes malentendidos con amigos, compañeros y parejas, y destacando, por encima de todo, las tan extendidas redes sociales, que nos han aportado casi tantas alegrías como ralladuras de cabeza. 
Porque lo que al principio parecía una inofensiva aplicación que nos ayudaría a encontrar a amigos de la infancia o que nos facilitaría la comunicación con amigos residentes a cientos o miles de kilómetros de nosotros, se ha convertido en una vía más de ligue del nuevo milenio en la que un “me gusta” (un “like” para modernos) vale más que mil palabras.
Todo suele empezar con un inocente “like” de tu foto de perfil, que total le suele gustar a toda tu lista de amigos y puede pasar desapercibido. 
Entonces tú le correspondes con un “like” a su foto de perfil. 
Normalmente, y dependiendo de cuántas cosas tengáis en común y del número de encuentros que se produzcan fuera de la red los siguientes likes se suelen dar a fotos o vídeos en las que salís los dos o alguno de vosotros con amigos comunes…totalmente inofensivo… 
Pero, ¿qué pasa cuando recibes “likes” en cualquiera de tus fotos, a veces incluso acompañado de algún comentario, a ser posible ingenioso? Que empieza el juego de seducción.

Reconozco que incluso a mí, que me declaro fan total del lema “menos whatsapp y más quedar en persona” pero alguna vez esto ha llegado a resultarme divertido. 
El lado malo de este jueguecito virtual es que acabas confundiendo la realidad con la ficción, y puedes llegar a tener un NO novio/a con el que no te va a costar nada conseguir un “like” (porque ya sabes tú el momento, el lugar y la manera en la que debes poner el anzuelo para que sea el primero en picar) pero con el que, posiblemente, tardes muchísimo en conseguir una triste cita…si es que la consigues.
Y lo peor es que te enganchas de tal manera que un “like” suyo puede alegrarte el día, hasta el punto de que te dan ganas de pedir que se invente un botón que indique “me gusta que te guste!!!.... estamos locos o qué???!!!!

Por suerte, como todos los momentos de euforia , los “likes” también van por rachas, y a veces nos da por desaparecer del mapa virtual y entonces nos toca actuar de auténticos psicópatas para averiguar si nuestro NO novio/a es un “megustatodo” o, simplemente, un capullo más… 
Y aquí empieza la locura total. 
Por mucho que tenga controlados los ajustes de privacidad, siempre hay algo que se escapa…
Puedes ver a quién le dedica sus likes, a qué hora se conectó por última vez y qué comentarios pone a sus… ¿amigas/os? 
Y en ese momento te das cuenta de que en este mundo virtual, al igual que en el real, los faroles también están a la orden del día y unos y otros podemos convertir nuestros “likes” y comentarios a nuestro objetivo o a terceros en ingeniosos anzuelos… 
Además, podemos subir falsas fotos para despistar, o fotos reales con falsas fechas....

Y es entonces cuando la ficción empieza a superar a la realidad…

Y es entonces cuando empiezo a sentirme como un quinceañero…

Y es entonces cuando pienso que no he aprendido nada…

Y es entonces cuando decido que ya no juego…     

No hay comentarios:

Publicar un comentario