Pues como te puedes imaginar este blog se alimenta de comentarios, y siempre tiene un hambre insaciable ...
Para bien o para mal estaría genial que me comentases dándome tu opinión,ni te imaginas cuanto te lo agradecería :)

lunes, 4 de abril de 2016

Tengo defectos,claro.

Uno. Me cuesta hablar de cosas serias. Serias que implican sentimientos y cosas de esas, quiero decir. Y cuando digo sentimientos, digo sentimientos en general. Que el amor no tiene el monopolio de la palabra. Doy cientos, miles, millones de vueltas hasta decir lo que realmente quiero decir, si es que llego a conseguir decir algo. Me lío, me agoto a mí mismo y acabo prefiriendo no decir nada. Opto por callar y guardarlo para mí. Y eso no se puede hacer. Los sentimientos son mutantes, volátiles, inestables, peligrosos, y a veces estallan sin previo aviso.

Dos. Las personas me ilusionan fácilmente, y puedo estar en ese estado de forma indefinida. Pero las personas son personas, y cometen errores. Si me desilusionan, ya no puedo volver atrás nunca más. No me sale.

Tres. Aunque no pueda volver atrás, la nostalgia siempre me está tocando las narices, y me hace querer disculpar continuamente los errores fatales con los que me han dado en la cara. Me hace querer hablar de cosas serias, me hace querer que todo vuelva a ser como antes.

Y eso no puede ser. Porque antes que el defecto número tres, vinieron los defectos uno y dos.

2 comentarios:

  1. Lo bueno de ser capaz de reconocer lo que consideras defectos en tu propia persona es que, al identificarlos, eres mucho más capaz de actuar sobre ellos si así lo quieres y modificarlos a tu gusto.

    Nunca te niegues el poder de cambiar si eso es lo que quieres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno es como es con sus virtudes y con sus defectos, al fin y al cabo es lo que nos hace unicos.
      Si mis defectos no hacen daño a los demas, pues no creo querer cambiarlos.

      Eliminar