Pues como te puedes imaginar este blog se alimenta de comentarios, y siempre tiene un hambre insaciable ...
Para bien o para mal estaría genial que me comentases dándome tu opinión,ni te imaginas cuanto te lo agradecería :)

jueves, 28 de febrero de 2013

Está dentro de ti.




De niños nos enseñaron a jugar sin hacer ruido, a compartir los juguetes,a no pelearnos con los demás y a no decir nada si no era agradable, pero cada vez que nos mordemos la lengua, nos conocemos un poco menos. Para no herir a los demás, nos reprimimos, cuando reprimimos nuestros sentimientos, acabamos arrepintiéndonos, nunca está de más sacar eso que tenemos dentro, el desahogarnos y liberarnos un poco ,no quedarnos con todo dentro y que a la primera de cambio salga todo inconscientemente , a lo mejor sin que nosotros lo controlemos y encima  con la persona que menos lo merezca.Y una vez echo sentirse más libre y mejor con uno mismo , de vez en cuando no estaría mal sacar toda esa rabia y todo el silencio que escondemos. Ser sinceros quizás no nos convierta en las más queridos, pero nos hace ganar respeto, y cuando aprendemos a respetarnos a nosotros mismos podemos enfrentarnos a cualquier cosa. La preocupación se puede leer en la mirada de unos ojos tristes, también se puede leer el desaliento y, al coger aire para seguir adelante, respirar la complicidad de los viejos tiempos. No es difícil encontrarse cuando uno está perdido siempre que estés dispuesto a escuchar lo que tu cuerpo dice, porque la sinceridad nace y empieza en uno mismo, nace del corazón.
Alguien querido que se va te hace sentirte un poco huérfano, le das las gracias, le despides, le haces un regalo y te tragas las palabras de reproche, la rabia de que te deje abandonado. Lo mismo que al volver de un viaje, te quedan las buenas sensaciones y también el sabor amargo de que todo sea ya, un bonito recuerdo, sobre todo de esas vacaciones que nunca se olvidan en la playa, en el pueblo.... Pero a veces, está en nuestra mano que la felicidad dure un poco más, sólo hay que atreverse a dar el paso y salir de la cómoda melancolía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario